14/9/13

Leading Light se lució en el St. Leger Stakes (Gr.1)

El favorito Leading Light respondió en el St. Leger Stakes (G 1-2800 m) corrido el sábado 14 de setiembre en Doncaster y de paso consiguió para el grupo Ballydoyle/Coolmore lo que hace un año no pudo Camelot, cuando fue en busca de la Triple Corona en el Classic más antiguo del mundo y se quedó corto de la hazaña por tres cuartos de cuerpo.

Fue, además, el gran desquite para el jockey Joseph O’Brien, cuya tarea hace un año mereció críticas por no haber resuelto el dilema de un desarrollo lento, al atropellar cuando era demasiado tarde. Se recuerda más a Camelot y aquella desilusión que a Encke, el que se convirtió en su verdugo e impidió que sea ungido el 16° héroe de la Triple Corona inglesa.

Esta vez, O’Brien trajo al caballo entrenado por su padre Aidan en el segundo puesto. No quiso quedar en la trampa de un ritmo demasiado tranquilo ni en la maraña de patas en que se convierte un lote de más de diez caballos para los que vienen a la expectativa. Cap O’Rushes fue la liebre que puso Godolphin en el trío que completaban Libertarian y Secret Number.

Todo transcurrió igual hasta la recta. Leading Light arrancó, seguido de Galileo Rock, que fue su sombra desde la suelta, en el quebrado trazado británico. Los gritos se hicieron fuertes desde las tribunas que albergaron 29.000 aficionados. Libertarian y Secret Number también se postularon.

En el otro extremo del ganador, Talent, la única yegua del lote, se había refugiado en el último puesto y Jim Crowley, su jockey, no la abrió, buscó espacio entre todos sus rivales para descontar. Claro, en un momento, la ganadora del Oaks (G 1) de Epsom podría encontrar un obstáculo, que serían dos, al cabo: Galileo Rock y  Secret Number se juntaron y, si bien no le impidieron el paso, se lo demoraron dos segundos.

Cuando arrancó, Talent redujo la diferencia respecto de Leading Light, pero el ganador no se vio en riesgo y ganó por un cuerpo y un cuarto. Incluso dio la sensación de que ni una atropellada totalmente limpia le habría alcanzado a la hija de New Approach, que de todas formas alcanzó un resultado gratificante, pues venía de fracasar en el Oaks irlandés. En 237 versiones, 41 yeguas conquistaron el St Leger.

Ralph Beckett, preparador de Talent, analizó: “Nos habría gustado tener un mejor desarrollo, claro, pero el ganador ha corrido bien y la yegua ha corrido bien. Me siento gratificado por haber apostado a ella y porque siento que he ganado, ya que corrió demasiado mal en Irlanda. Devolverla en este nivel es muy bueno”. Crowley, en tanto, opinó: “Corrió muy bien. Por los 300 rebotó un poco viniendo algo ajustada. Es bueno que haya actuado así, para demostrar que lo de Epsom no fue casualidad”.

Tercero quedó Galileo Rock, a tres cuartos de cuerpo y medio largo delante de Libertarian, otro de los que se jugó viniendo desde la zaga y no tuvo espacio ni tiempo para pelear por el triunfo. Quinto, el restante caballo que Aidan O’Brien puso en la pista, Foundry; Secret Number terminó sexto.

Leading Light sólo había perdido en su debut, a los 2 años. Luego, cinco triunfos, incluido éste, el mejor de su campaña. En su anterior entrega, había dado una muestra de sus condiciones de fondista, al ganar el Queen’s Vase (G 3-3200 m), en Ascot. Es hijo de Montjeu y Dance Parade (Gone West) y fue criado por Lynch-Bages Ltd.

El entrenador ganador, que sumó su cuarto éxito en el cierre de la Triple Corona,  comentó: “Estoy absolutamente encantado. Es un caballo sólido, lleno de clase y muy dúctil. Podemos recoger ahora penando en los 2400 metros del Arco de Triunfo pero vamos a discutirlo con los propietarios”.

Su hijo, Joseph, desmenuzó el St Leger: “No hubo velocidad adelante y muchos prefirieron mantenerse atrás, así que lo empujé un poco porque es muy manso. Pude hacer lo que quería; es un caballo fuerte, con un gran motor. No necesita correr 3200 metros o 2800 solamente, así que se lo puede bajar a 2400 sin problemas. Esto me consuela un poco por lo del año pasado, pero ya no puedo hacer nada acerca de eso”.

Beckett anunció que, “si todo sigue bien y la pista está como esta vez, Talent correrá en Ascot, en la Fillies and Mares Stakes, de la serie de Champions.


Para Godolphin, el balance fue de regular para abajo, según el manager Simon Crisford: “Libertarian hizo una gran carrera, pero quizá la superficie le jugó en contra. Él prefiere piso firme. Secret Number no estuvo en su desarrollo y Cap O’Rushes no fue suficientemente bueno para sostenerse arriba”.