29/3/14

African Story ganó la Copa Dubai (Gr.1)

El veterano pura sangre inglés African Story, 7 años, por Pivotal y Blixen (Gone West), pasó de largo en el derecho para salir airoso en la Copa Dubai (Gr.1), disputada el sábado 29 de marzo sobre 2,000 metros en el Hipódromo de Meydan y que contó con US$ 10’000,000 en premios.

“Finalmente encontré el caballo, después de 18 años. Es la sexta vez para mí, pero la séptima para mi jefe”, dijo Saeed bin Suroor, el entrenador del héroe de la Dubai World Cup (Gr.1), en la conferencia de prensa posterior al triunfo de African Story.

El encargado de entrevistarlo le dijo que nunca lo había visto tan feliz después de una victoria. Y poco menos debería decirse del “jefe”, que no es otro que el Jeque Mohammed Al Maktoum, número uno del gobierno de Dubai, dueño de Godolphin, los colores que defendió el hijo de Pivotal y criador del caballo en Gran Bretaña, en su estación de montas Darley.

Levantó con su mano derecha el trofeo y festejó como en un podio de Fórmula 1 una conquista que fue sorpresiva, si se tiene en cuenta lo más reciente de African Story.

Un éxito en el que resultó fundamental la conducción del brasileño Silvestre de Sousa. Sereno y firme a la vez, salió rápido del partidor y contuvo a su caballo hasta dejarlo en el cuarto puesto, por un momento, hasta que en la recta final fue en busca de Mukhadram, el puntero que defiende los colores de Invasor, es decir los de Shadwell, del Jeque Hamdan, ministro de Finanzas de Dubai y primo de Mohammed. Un competidor aguerrido, que finalizó segundo a dos cuerpos y tres cuartos.

A sus 7 años, el castrado African Story no estaba para hazañas, podía suponerse después de su octavo puesto en la tercera etapa del Al Maktoum Challenge (Gr.1-2000 m), una carrera a la que accedió tras ser segundo en la manga anterior, en su reaparición. Su anterior entrega había sido en la Copa del Mundo 2013, donde finalizó undécimo; era su segundo intento en la carrera máxima. El caballo entraba en la pista ahora con el prestigio que suponía ser ganador de la Godolphin Mile (Gr.2-1600 m) de 2012.

Lo cierto es que la tercera fue la vencida para él, en la DWC. Saeed bin Suroor estuvo en la cuerda floja en su cargo en Godolphin, hace algunos años, casi al mismo tiempo en que Frankie Dettori dejaba el stud luego de muchas temporadas de éxito. Hay un poco de lo que dejó aquella situación en su declaración, que continuaba así: “Ha habido mucha presión en esta carrera, pero hace dos años pensaba que éste era el caballo para esta prueba. En mi corazón, creía que él podía ganar; es muy especial y se lo dije al jeque Mohammed aquella vez”. El último triunfo del cuidador en la DWC fue en 2006.

De Sousa montaba por tercera vez en la cumbre del Carnival. “African Story toma muy bien esta pista; vino muy cómodo y tuvo una gran atropellada. Es muy especial ganar esta carrera. Estoy en la Luna”, dijo.

Ruler of the World, ganador del Epsom Derby y una de las potencias que llegaron de Europa, terminó 13°, un puesto detrás del estadounidense Ron the Greek. Sanshaawes, el caballo sudafricano del también sudafricano Mike de Kock, quedó séptimo. El entrenador más ganador del Carnival, segundo en la World Cup con Asiatic Boy, todavía no puede acceder al triunfo máximo. Prince Bishop, vencedor de los Challenge 1 y 2, resultó noveno.


Este caballo de origen irlandés y propiedad de Hamdan, era la carta fuerte de Saeed bin Suroor. Pero el que le dio la fusta dorada -va a regalársela a su madre, anunció- fue otro veterano, uno que casi estaba para una buena despedida, no mucho más, en su tercera actuación en la Dubai World Cup. Un poco por perseverantes debe ser que el entrenador y el caballo le dieron el premio de 6 millones de dólares a Godolphin. Esta fue la 7ma. victoria en 18 salidas para African Story que elevó sus ganancias a US$ 7’421,215.