9/3/14

Hija Rubia prevaleció en el Clásico Felipe Pardo y Barreda (L)

Hija Rubia (Pure Prize) (Pedigree) se reencontró con la victoria en el Clásico Felipe Pardo y Barreda (L) (VIDEO), una prueba para yeguas, a peso por edad, que se corrió el domingo 9 de marzo sobre 2,000 metros en el Hipódromo de Monterrico. La pensionista del Stud Agustín Gabriel, nacida en el Haras La Providencia de Argentina, superó por 1 ½ cuerpos a Doña Tere (Badge Of Silver). Tercera a 5 ¾ cuerpos arribó la favorita Valiant Emilia (Pegasus Wind) y cuarta a 9 cuerpos finalizó Zerline (Awesome Twist).

La carrera

Valiant Emilia fue la puntera seguida por Hija Rubia, Candela, que se recuperaba con rapidez de una deficiente partida, Zerline y Doña Tere.

En la recta del frente, apuró el jinete de Hija Rubia y pasó al comando sobre Candela, Valiant Emilia, Doña Tere y Zerline.

Desembocando al derecho, Hija Rubia fue controlando los ataques de Candela y Valiant Emilia, mientras por fuera aparecía Doña Tere.

En los 200 finales, Hija Rubia mantuvo posiciones para dejar como su escolta a Doña Tere. Tercera quedó Valiant Emilia delante de Zerline y Candela.

Antecedentes

Hija Rubia es una alazana de 4 años, por Pure Prize y Flupp (Lode), nacida en el Haras La Providencia de Argentina y que pertenece al Stud Agustín Gabriel. Eduardo Pianezzi II presentó en su mejor estado a la conducida por Martín Chuan quien estuvo impecable en sus controles. Esta fue la 7ma. victoria en 16 actuaciones para Hija Rubia que elevó sus ganancias a S/. 94,142. La marca: 2´10”14.

Comentarios

Hija Rubia se reencontró con la victoria en el Clásico Felipe Pardo y Barreda (L), una prueba para yeguas, a peso por edad, que se corrió el domingo 9 de marzo sobre 2,000 metros en el Hipódromo de Monterrico. La pensionista del Stud Agustín Gabriel, nacida en el Haras La Providencia de Argentina, superó por 1 ½ cuerpos a Doña Tere. Tercera arribó la favorita Valiant Emilia y cuarta finalizó Zerline.

Valiant Emilia fue la puntera seguida por Hija Rubia, Candela, que se recuperaba con rapidez de una deficiente partida, Zerline y Doña Tere. En la recta del frente, apuró el jinete de Hija Rubia y pasó al comando sobre Candela, Valiant Emilia, Doña Tere y Zerline. Desembocando al derecho, Hija Rubia fue controlando los ataques de Candela y Valiant Emilia, mientras por fuera aparecía Doña Tere. En los 200 finales, Hija Rubia mantuvo posiciones para dejar como su escolta a Doña Tere. Tercera quedó Valiant Emilia delante de Zerline y Candela.

Hija Rubia había consolidado sus progresos a mediados de mayo del año pasado cuando venció en los 1,300 metros en pista de césped del Clásico República del Paraguay. A fines de noviembre prevaleció en los 1,200 metros en la arena del Clásico Gran Mariscal Andrés Avelino Cáceres, donde volvió a lucir su potente remate. A mediados de enero de este año hizo suyo los 1,300 metros del Clásico Adolfo Vásquez Pequeño (F). Hasta allí todo marchaba de maravillas, sin embargo a las dos semanas la anotaron en los 1,800 metros en pista de césped del Clásico Ala Moana, donde la hija de Pure Prize buscaba abrirse lo que complicó la labor de su jinete Alfredo Clemente. Esta vez regresó Martín Chuan a su silla quien tiene la llave del éxito con la alazana del Stud Agustín Gabriel. No en vano se mantiene invicto en sus controles. Mérito en el entrenamiento para Eduardo Pianezzi II en la preparación. Hija Rubia tiene como seguir afirmándose en tiros de aliento y desde ahora es candidata para tentar clasificar a la Breeders´ Cup Distaff (Gr.1) si es que gana, a mediados de año, el Clásico César del Río (Gr.III).

Doña Tere fue la revelación del evento. La hija de Badge Of Silver, con apenas tres carreras en el cuerpo y una victoria, fue la clara segunda del compromiso. La del Unicornio tiene que ser mirada con mucho respeto de aquí en adelante. La favorita Valiant Emilia sintió la repetición. La Pegasus Wind venía de ganar la semana pasada el Clásico Edgardo Gereda Peschiera (F), sobre 1,500 metros, pero esta vez no tuvo la salida de sus anteriores. Zerline, que es pareja, cumplió con su cuarto lugar delante de Candela que no reeditó su anterior; cierto que con atenuantes en el primer salto.