2/8/14

Moreno de un viaje en el Whitney Handicap (Gr.1)

Moreno (Pedigree), 4 años, por Ghostzapper y Danceinthesunlight (A.P.Indy), logró el triunfo más importante de su campaña al ganar de punta a punta el Whitney Handicap (Gr.1) (VIDEO), que se disputó el sábado 02 de agosto sobre 1,800 metros en Saratoga y que tuvo US$ 1’500,000 a repartir. El pupilo de Eric Guillot, que condujo impecablemente Junior Alvarado, superó por 1 ¼ cuerpos a Itsmyluckyday (Lawyer Ron), mientras tercero a 4 ¼ cuerpos arribó el cotizado Hill Take Charge (Unbridled´s Song) y solo 6to. acabó el favorito Palace Malice (Curlin), que desilusionó a sus parciales. Todo ocurrió en la buena marca de 1’48”05.

No es común que una mudanza haga de un perdedor un ganador clásico en un lapso corto. Nueve veces salió a la pista Moreno en California. Hollywood Park, Santa Anita y Del Mar fueron los escenarios de esas carreras sin poder salir de perdedor, tres veces a los 2 años y el resto a los 3. Hasta junio del año pasado. Ya había cruzado todo Estados Unidos para llegar a Nueva York, donde nada más fue debutar y ganar, en la milla de Belmont.

Fue una victoria amplia aquella, por eso menos de un mes después, el hijo de Ghostzapper saltó a un clásico de Grupo 2, el Dwyer, en el mismo hipódromo, sobre 1700 metros y el mismo resultado: Triunfo contundente, de punta a punta. Nacía un caballo nuevo. Un atropellador que devino puntero, pero éste ya era un cambio más natural.

Sin embargo, falta el toque increíble en la historia. Moreno había llegado a Nueva York porque su entrenador, Eric Guillot, necesitaba un caballo para trabajar a la par con Salutos Amigos, que iba a correr el Woody Stephens (G 2). “Desde que pisó a Saratoga, Moreno trabajó maravillosamente; fue como si hubiera nacido de nuevo. Todos sus trabajos fueron fantásticos, mejoró su físico. Así que mientras estábamos allí y después de su primer triunfo, ¿por qué no íbamos a intentar un lance en el clásico?”, había comentado el entrenador entonces.

La controversia, sin embargo, también acompañó a Guillot, cuando Moreno quedó segundo al hocico de Will Take Charge en el Travers Stakes (G 1). Tras la carrera, el cuidador acusó al jockey del ganador, Luis Sáez, de haber utilizado una pila, demanda que fue desestimada por la New York Racing Association, luego de una investigación.

Lo cierto es que, un año después de ese episodio, Moreno ahora volvió a Saratoga y ganó el Whitney Handicap (G 1-1800 m). En el medio, arrimes importantes, además del Travers, como el del Jim Dandy (G 1), en el que quedó tercero de Palace Music y Will Take Charge, y sólo un par de decepciones: una, cuando volvió a la Costa Oeste para terminar 10° en la Breeders’ Cup Classic (G 1-2000 m), en Santa Anita. El aire del Pacífico seguía sin sentarle bien y para completar el panorama negativo surgió una fractura en una pata, que lo mantuvo tres meses parado y cinco sin competir.

En el Whitney, Moreno tomó la punta desde el comienzo y Junior Alvarado manejó el ritmo desde las riendas. “Apenas entramos en la recta supe que ganaríamos”, dijo el jockey. “Cambió de mano aún antes de que lo exigiera y en dos saltos sacó ventajas claras en el segundo codo, entonces pensé que no había forma de que nos alcanzaran”.

Guillot declaró: “Cuando vi los parciales me llené de confianza, como en el Travers. La punta hace la carrera; cuanto más diferencia tuviera en su favor y más suave viniera, mejor. Le había dicho a Junior que sacara dos cuerpos a cualquier costo en la primera curva”.

Palace Malice, el gran favorito, ganador del Belmont Stakes 2013 e invicto hasta esta carrera en 2014, finalizó sexto, tras seguir desde el tercer puesto al puntero, para retroceder en el derecho final. El desarrollo no le cayó bien. “No sé que estuvo mal”, comentó John Velazquez, su jinete. “No corrió nada. Venía en buena posición, esperaba moverlo en los 800, pero nunca mostró interés ni prestó atención”.


Con esta victoria, Moreno (el nombre se debe a Mike Moreno, socio de Guillot en la propiedad) obtuvo el derecho del desquite en la Breeders’ Cup Classic, al asegurarse la gatera que ofrecía el programa Win and You’re In. Pero claro, eso será de nuevo en Santa Anita, entonces más que una revancha lo que busque quizá sea otra resurrección.